Japón — Día 1 — Entrada al país y paseo por Yokohama

Chinatown Yokohama

El 2 de febrero de 2018 empezaba mi periplo por las tierras niponas, ese era el día de comenzar a descubrir un país que siempre había ansiado conocer y del que me habían hablado maravillas. Pero también ese era un día en el que estaba realmente nervioso porque me iba a aventurar en un territorio desconocido para mí, a la otra punta del mundo e iba a viajar solo (por primera vez en mi vida) durante tres semanas y media. En resumidas cuentas, ese era el día en el que empezaba mi viaje por JAPÓN.

Y la verdad es que el comienzo no iba a ser del todo bueno, aunque pronto se solucionarían las cosas. Yo tenía un vuelo con la compañía “Swiss Airlines” que me llevaría de Madrid a Zurich. Allí tendría unos escasos 45 minutos para conectar con el siguiente vuelo que ya iba directo a Tokyo (al aeropuerto de Narita más concretamente). Pues bien, cuál fue mi sorpresa cuando al llegar al aeropuerto veo que mi primer vuelo tiene un retraso de 1 hora, lo que me impediría subirme al segundo avión. Por ahora no empezaban bien las cosas.

Me acerqué a preguntar al personal de Swiss Airlines junto con un grupo de unos 20 japoneses y tuvimos la grandísima suerte de ser realojados en un avión de Iberia que salía dos horas más tarde y que nos llevaba directos a Tokyo. Desde aquí mil gracias a ambas compañías por solventar el problema, que ya me estaba viendo yo pagando un nuevo billete o regresando a casa mucho antes de lo previsto.

El vuelo fue muuuuyyy largo, de unas 14 horas, pero con unas cuantas películas y dos o tres siestas largas no se me hizo muy pesado. Y como el que no quiere la cosa, ¡¡¡YA ESTABA EN JAPÓN!!!

 

Trámites en el aeropuerto

El aeropuerto de Narita es muy grande, pero la entrada al país fue rápida y sin problemas. Una vez ya con la maleta en la mano, me dirigí a un puesto de telefonía a comprar una tarjeta SIM, porque aunque uno se espera lo contrario, el wifi en Japón es bastante mediocre. Debí comprarla por internet, desde España, así me hubiese ahorrado unos euros, pero uno no puede estar en todo.

Esta es la página donde podéis comprar la tarjeta SIM 

Mi siguiente misión, aún dentro del aeropuerto, era canjear el “Japan Rail Pass”, muy útil para viajar en la mayoría de trenes de Japón y algún que otro ferry. El precio varía según la región que abarques y el número de días. Viene todo perfectamente explicado en la siguiente web. Una vez lo compras por internet, lo tienes que canjear y activar en el aeropuerto. Yo lo pillé para tres semanas (454 euros) pero me acabó saliendo rentable. Aunque debes ser tú quien calcule si te saldrá o no rentable según el número de desplazamientos que vayas a hacer.

Una vez terminadas las gestiones, mi próximo destino no era la ciudad de Tokyo, tendría tiempo más que de sobra de visitarla más adelante. Ahora mi primera parada del viaje iba a ser Yokohama. La manera más sencilla es tomando el tren “Narita Express” desde el aeropuerto y tarda en llegar al destino 1h y media aproximadamente, por un precio de unos 16 euros.

Del aeropuerto de Narita a Yokohama Station – 1h y 30 minutos – (1940 yenes) 16 euros aprox

 

Llegada al Hotel

Ya estaba en Yokohama y era poco antes de la hora de comer. Me dirigí andando desde la estación hasta el hotel que tenía reservado en esta ciudad. En realidad era un hotel cápsula, ya que siempre había querido probar uno de estos alojamientos y que además son más baratos que el resto de hoteles. Durante ese breve paseo ya me fui percatando de que Japón era completamente diferente a todo lo que había conocido hasta ahora y durante mi estancia allí hubo infinidad de aspectos que me llamaron la atención.

El hotel tenía un nombre tan sencillo como “Spa & Capsule Hotel GrandPark-Inn Yokohama”.

Dirección: 220-0004 Kanagawa, Yokohama, Nishi-ku Kitasaiwai 2-1-5

Precio: 34 euros la noche

Nada más llegar me pidieron por favor que me quitase las zapatillas y las guardase en unas minitaquillas de la entrada donde únicamente cabía el calzado. Me lo indicaron con gestos porque yo no hablo nada de japonés y el inglés en Japón brilla por su ausencia. La chica del hotel me fue mostrando unos cartelitos en inglés con las normas del hotel (horario del desayuno, horario del spa, dónde están las habitaciones…). Y ahí estaba yo, leyendo cartel por cartel y diciendo ok cada vez que acababa de leer uno para que la chica pasase al siguiente. Nunca me había encontrado en una situación tan parecida.

Me percaté de que las habitaciones y baños de las mujeres están en una planta diferente a la de los hombres. Así que después de que me diesen unas pantuflas y un pijama, me dirigí a mi planta y descubrí que en la zona de las camas cápsula sólo hay camas, las taquillas y el baño están aparte. Primer disgusto cuando veo que mi maleta para algo más de tres semanas no cabe en el espacio destinado a guardarla, ya que muchos de estos hoteles son usados por trabajadores que van allí, se echan un rato, se dan un baño y se largan. Por eso las taquillas en este tipo de alojamientos son bastante estrechas. Así que tuve que poner mi maleta encima de estas y la verdad que no tuve ningún problema de robos ni nada por el estilo. Japón es sin duda uno de los países más seguros y respetuosos de los que he tenido la suerte de visitar.

Los baños tenían por un lado los servicios, los cuales merecerían una entrada a parte y la zona de los lavabos.

Y luego accedías a la estancia de las camas con una pulserita que te daban en recepción. Aquello tenía unas luces ultramodernas y las camas, aunque estrechas, disponían de televisión y equipo de música.

Spa-_-Capsule-Hotel-GrandPark-Inn-Yokohama
La habitación parecía más una discoteca que un hotel

Pero mi pregunta era ¿dónde estaban las duchas?. Bajé a recepción a preguntar y mediante gestos comprendí que sí había duchas para mujeres, pero no para hombres. Los hombres nos teníamos que lavar en la zona del spa. Así que como ahora estaba cerrada, salí a la calle a comer y pasear por la ciudad.

 

Anécdota en el primer restaurante de todos

Encontré un lugar cerca de mi hospedaje que se especializaba en Gyozas. Todo muy rico pero a la hora de pagar me pareció excesivamente caro. Es cierto que entre el ticket en japonés y la conversión de yenes a euros, que aún no manejaba bien del todo, iba un poco despistado. Una vez que pagué con mi tarjeta, aún no estaba convencido y usé el Google traductor con el ticket, descubriendo que en el recibo aparecían cosas que no había pedido. Volví al restaurante y una vez más mediante gestos se percataron del error y tras disculparse infinidad de veces me reingresaron el dinero en la tarjeta y me cobraron el importe correcto. He de decir que este fue el único problema que tuve a la hora de pagar en todo el viaje y creo realmente que ellos se equivocaron y no me intentaron timar, al menos eso es lo que me gusta pensar.

 

Visita turística de Yokohama

Pues bien, tras el viaje, el hotel y el restaurante comencé a visitar la ciudad de Yokohama. El cuerpo me pedía andar pues tras 14 horas de avión más 1h y media de tren, necesitaba algo de ejercicio. Así que me fui a pata hasta el punto más alejado de mi visita por la ciudad: “Chinatown”. Estaba a unos 4.5 km, así que llegué en una hora más o menos, pero como estaba en febrero y allí anochece sobre las 17:30 pues ya llegué de noche. Lo cual no me importó pues estaba todo Chinatown muy animado y tremendamente iluminado.

Chinatown Yokohama

Las callecitas estaban llenas de farolillos de colores, de multitud de tiendas y puestecitos de comida. La gente degustaba los productos típicos por la calle y allí me encontraba tan rodeado de estímulos que no sabía dónde mirar 😊.

Dragón del Chinatown Yokohama

Tras recorrer numerosas veces las diversas calles, puse rumbo al “Yokohama Red Brick Warehouse”, un centro comercial con paredes de ladrillos rojizos, de ahí su nombre. En la plaza donde se encontraba este establecimiento se celebraba una especie de fiesta donde había carpas y una pequeña pista de patinaje sobre hielo.

Muy cerca se encuentra el Kishamichi Promenade, un delicioso paseo sobre la bahía de Tokyo, con hermosas vistas de la noria iluminada que pertenece al parque de atracciones Cosmoworld.

Vistas desde el Kishamichi Promenade

Al final del paseo se encuentra un antiguo barco que pertenece ahora al “Yokohama Port Museum” (estaba ya cerrado cuando llegué). Se encuentra en el conocido como “Nippon Maru Memorial Park“.

Imagen de Pixabay

Y justo detrás el mastodóntico edificio conocido como “Yokohama Landmark Tower“. Antes de subir al mismo, me acerqué al malecón de piedra que tiene en frente el cual estaba lleno de luces que cambiaban paulatinamente de color.

Landmark Tower Yokohama

El mirador de la torre Landmark se conoce como “Sky Garden“. Se encuentra en la planta 69 del edificio y el ascensor de subida cuenta con un récord Guinness de velocidad, alcanzando los 45 km/h.

Record Guinness ascensor Landmark Tower Yokohama

El acceso al Sky Garden puede resultar un poco lioso ya que se hace desde una puerta un tanto escondida.

Quizás la forma más sencilla de acceder sea a través del centro comercial que se encuentra adyacente a la torre. La puerta de entrada está localizada en la tercera planta mientras que la de salida, en la quinta. Encontrarás muchos carteles indicativos dentro del propio centro.

Horario del Sky Garden :  11 a.m.-11 p.m., todos los días de la semana

Precio : 1.000 yenes adultos y 500 yenes niños

Las vistas desde lo alto eran increíbles. Todo Yokohama iluminado a mis pies.

Vistas-desde-el-Sky-Graden-Yokohama

Vistas-desde-Landmark-Tower

Además hay una zona VIP donde puedes sentarte frente al mirador mientras te tomas un aperitivo.

Sky-Garden-Yokohama

Una vez finalizada la visita y ya cansado después de una jornada agotadora que empezó con el susto del avión, puse rumbo de vuelta al hotel parando antes en un “seven eleven” a picotear algo para la cena. Y pronto a la cama, o mejor dicho a la cápsula, que horas más tarde me esperaba un día muy interesante.

 

Mapa de los lugares mencionados:

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.